logo twDiana Fernández/logo tw Álvaro Moreno

  • El nuevo dirigente ha asegurado que gobernará para todos los americanos
  • El discurso presidencial ha sido más moderado que de constumbre 

Donald Trump ha ganado las elecciones y va a «ser el presidente de todos los americanos» tal y como dice en su comparecencia. Ha llegado unos minutos tarde después de que se anunciase la victoria y ha agradecido la presencia del público. Entre sus primeras aportaciones ha querido explicar que ha recibido una llamada de Hillary Clinton para felicitarle la victoria: «Acabo de recibir una llamada de Hillay Clinton, ella nos ha felicitado a todos nosotros por nuestra victoria y yo le he felicitado a ella por su campaña tan disputada.»

El magnate ha desarrollado a grosso modo las ideas de su programa que aparentemente se ha comprometido a cumplir. Ha prometido a todos los ciudadanos que «seré el presidente de todos los estadounidenses. Los que han decidido no apoyarme les estiendo la mano para que me ayuden y me orienten para que podamos trabjar juntos». Ha hecho hincapié en que  «trabajando juntos podremos comenzar la urgente tarea de renovar el sueño americano y volver a arreglar nuestra nación.»

Respecto a la campaña llena de controversias, cruce de sables, declaraciones fuera de lugar, ataques machistas, amenazas de cárcel y demás declaraciones del multimillonario neoyorkino, ha asegurado que «no ha sido una campaña, sino un enorme e increíble movimiento compuesto por millones de hombres y mujeres que aman a su país y buscan un mejor futuro». 

Entre sus políticas se encuentra convertir EE.UU en «la economía más fuerte del mundo». En cuanto a los acuerdos con otros paises ha apostillado que «nos llevaremos bien con el resto de naciones siempre que estén dispuestos a levarse bien con nosotros.».

El discurso de Trump ha sido breve y moderado en comparación con declaraciones anteriores, está por ver si esta postura moderada por la que ha optado en su intervención presidencial se mantendrá a lo largo del mandato. Ahora surgen las dudas de donde quedará el legado de Barack Obama después de las múltiples afirmaciones que ha hecho al respecto de los acuerdos internacionales, la OTAN o las fronteras con México e incluso la deportación de 11 millones de mexicanos. Está por ver que pasará con lo que durante cuatro años ha conseguido el primer presidente afroamericano de la historia de Estados Unidos. Ahora Trump tiene una historia por escribir.