La ministra de Justicia se encuentra entre la espada y la pared después de los audios publicados por Moncloa.com que revelan una conversación con Villarejo en la que llama “maricón” al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.  Esto se da en una comida capitaneada por Miguel Ángel Fernández Chico, entonces director adjunto operativo de la Policía en el restaurante Rianxo. Sucedió en octubre de 2009.

  • Villarejo: “Ese maricón que tienes al lado lo sabe, que yo sí que soy amigo incondicional como creo que intuyes. Lo que necesites, lo que haga falta”.
  • Garzón: “En eso estamos”.
  • Delgado: “¿Puedo contar lo de éste?”.
  • Garzón: “Sí”.
  • Delgado: “Un maricón”.
  • Villarejo: “¿Quién es maricón?”.
  • Delgado: “Marlaska”.

Así se produjo la conversación entre el comisario Villarejo, Baltasar Garzón y la actual ministra de Justicia Dolores Delgado.  De nuevo una evidencia que conocía y tenía estrecho trato con Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre.

Dolores Delgado había asegurado que no conocía ni había tenido trato con el comisario Villarejo. Más tarde se desdijo y aseguró que podrían haber coincidido en algún evento. Ahora se pone de manifiesto que las declaraciones de la ministra de Justicia eran falsas y que la relación con el comisario de las cloacas iba más allá de coincidir en algún acto público.