logo twMarcos H. De la Morena 

Los tres candidatos a la secretaría general del PSOE se han visto hoy las caras con objetivo de protagonizar el debate principal de las primarias. Aunque tanto Díaz como Sánchez y López prometían un “debate de guante blanco”, los turnos de cada uno acabo degenerando en un cruce de reproches nada productivo.

Después de que Sánchez sacara a relucir su argumento principal contra la presidenta andaluza, que es el apoyo a la abstención de Rajoy, las propuestas de futuro de cada uno pasaron a un segundo plano. Empezó entonces una guerra abierta entre los dos principales candidatos, con López tratando de mediar y de calmar los ánimos.

La defensa de Díaz tras esto se argumentó con las dos derrotas electorales sufridas por el exsecretario general el 20 de diciembre de 2015 y el 26 de junio de 2016, a cada cual más grave. Además, quiso reprocharle también los “bandazos” que según ella dio el partido durante su mandato, como el polémico fichaje de Irene Lozano o las colaboraciones inestables con Ciudadanos y Podemos.

“Comprendo que la decisión de la abstención fue difícil y dolorosa, hay compañeros que lo han pasado mal. En esta situación estamos porque ese PP tóxico, infame, nos ha provocado el mayor desastre electoral”, ha comentado la aun presidenta de la Junta de Andalucía. Además, ha querido quitarse de encima las ofensas hacia ella que se dirigieron la semana pasada desde el sector de Sánchez, acusándola de “cómplice de Rajoy”. “¿Le conviene al PP el candidato que ha tenido dos derrotas o le conviene a la derecha el que ha ganado por 10 puntos al PP?”, ha preguntado al aire, en un intento de presumir por sus resultados electorales.

Para cerrar esta etapa de conteos en las urnas, ha prometido a toda la militancia socialista su cese en caso de salir elegida y perder las elecciones generales. “Mi primer compromiso es que si el PSOE no remonta electoralmente, yo me marcharé sin hacer ruido, sin fracturar el partido, porque el PSOE es más importante que todos los que estamos aquí”, argumentó, lanzando así otro dardo a Pedro Sánchez.


MÁS INFORMACIÓN

Sánchez reniega de su propuesta y no pactará con Podemos