Los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma, han vuelto a ser detenidos por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) de Venezuela, mientras estaban en arresto domiciliario. Lilian Tintori, esposa de López, ha denunciado a primera hora de la mañana que unos hombres entraron en su casa y se lo llevaron:  «No sabemos dónde está ni a dónde lo llevan. Maduro es responsable si algo le pasa» aseguró.

Esto se produce 24 horas después de la celebración de la votación de la Asamblea Nacional Constituyente que ha dejado más de una decena de muertos. La justicia concedió el arresto domiciliario a Leopoldo López el pasado 8 de julio después de la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero con quien habló en la cárcel hasta en tres ocasiones. El opositor estaba encarcelado en la prisión de Ramo Verde desde 2015. Las acusaciones que le achacan son la instigación de protestas que acabaron en disturbios en 2014.

Nicolás Maduro pretende, tras la votación de la Constituyente, que ha sido rechazada por las fuerzas opositoras, dejar sin ningún poder al Parlamento e incluso reformar la Fiscalía tal y como aseguró. Pretende construir una nueva Cámara que le permita manejar las leyes ya que ahora el Parlamento está en manos de la oposición.

Ledezma, exregidor del municipio Libertador de Caracas, fue detenido en febrero de 2015 y permaneció cuatro meses en la cárcel hasta que, en mayo de ese año, pasó a arresto domiciliario al igual que Leopoldo López. Le imputaron por delitos «contra la paz, la seguridad y la Constitución».