• Por orden de la Fiscalía, Gustavo Vargas Gamboa ha sido detenido después de la tragedia sufrida por el Chapecoense
  • Ex piloto de varios presidentes bolivianos, Gamboa, como máximo responsable de Lamia, es acusado por «homicidio culposo»

Después de la tragedia sufrida por un avión de Lamia cerca de Medellín, en la que fallecieron 76 personas, incluida la expedición en gran parte del equipo brasileño Chapecoense, llegaron las muestras de solidaridad.

Después de todas las muestras de apoyo hacia el conjunto brasileño por parte de todo el mundo, en el que se le concedió la Copa Sudamericana, clasificándoles para la Copa Libertadores, entre otros torneos, llegan las responsabilidades para los directivos de Lamia.

El gerente general de la empresa, Gustavo Vargas Gamboa, ha sido detenido en Bolivia por el delito de «homicidio culposo». Además, el máximo responsable de Lamia no ha sido el único en ser arrestado, sino que otros cinco directivos tienen sus respectivas órdenes de detención.

Después de que el avión siniestrado cerca de Medellín no cumpliese con todas las normas de seguridad al viajar desde Santa Cruz hasta la localidad colombiana, las autoridades de Bolivia decidieron iniciar una investigación para resolver el caso. Según lo que han demostrado algunos reportajes, que hubiera problemas era algo habitual en los vuelos chárter que ofertaba Lamia. De hecho, antes de que sucediera el accidente, para eludir responsabilidades, Vargas Gamboa, planeaba presentar su renuncia al cargo de gerente.

A pesar de que esta carta está validada por un notario, la Fiscalía ha optado por desestimar la renuncia de Vargas Gamboa, que se enfrentará a juicio y a penas de cárcel por responsabilidad en el «homicidio culposo». Además de incurrir en procesos judiciales, varios cargos de la DGAC, incluso el hijo del propio de Vargas Gamboa, han sido suspendidos de sus puestos como directores debido a su implicación, y también se ha suspendido al director de aeropuertos del país.