logo twÁlex Martín

Después de 29 años de mandato de Ángel María Villar, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tendrá un nuevo presidente. La Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes ha tomado la decisión de inhabilitar durante un año al dirigente que ha mandado con puño de hierro cerca de tres décadas al fútbol español. Además, también ha sido inhabilitado su vicepresidente económico Juan Padrón, que al igual que Villar, se encuentra en la prisión de Soto del Real dentro del marco de la Operación Soule.

«La Comisión Directiva ha acordado por unanimidad suspender motivadamente y de forma cautelar y provisional por un año al señor Villar y al señor Padrón, suspensión que puede ser reconsiderada en virtud de los acontecimientos«, ha afirmado el Secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, que además ha confirmado que el CSD se personará como acusación particular para los principales acusados de haber realizado corrupción, alzamiento de bienes y administración desleal, entre otros delitos. Por otra parte, Gorka Villar, el gran beneficiado por las operaciones de su padre, también será parte de la acusación que ha realizado uno de las máximas instituciones del deporte en España.

Además de ordenar a la RFEF de iniciar los procedimientos para nombrar a un nuevo presidente después de la entrada en prisión de Ángel María Villar, ha instado a la Federación que aclare si Padrón sigue formando parte de la institución. Sin embargo, no se ha atendido la petición del presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, de intervenir judicialmente la RFEF hasta que haya un proceso de elecciones para elegir a una nueva Junta Directiva. Además, a la reunión del CSD, además del presidente de la LFP, ha asistido Luis Rubiales, presidente de la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles), y otro de los grandes opositores a la gestión de Villar al frente de la Federación.


MÁS INFORMACIÓN:

El juez dicta prisión incondicional a Villar por la Operación Soule