logo tw Álvaro Moreno

  • Tras la ruptura del pacto entre socialistas y la formación morada el PP ha ofrecido apoyar a García-Page con el fin de “garantizar la gobernabilidad”
  • Desde el PSOE se ha negado ha recibir ayuda parlamentaria del grupo conservador por según palabras del líder regional: “No ser de fiar”

La guerra entre los barones y Pedro Sánchez está siendo feroz y su primera víctima ha sido Emiliano García-Page, presidente socialista en Castilla la Mancha y opositor a Pedro Sánchez. Tras el congreso del PSOE en el que el líder anunciara unas primarias en las que Page ya se había mostrado en contra, Podemos ha movido ficha y le ha retirado el apoyo en su región, rompiendo el acuerdo de gobierno que llevaba un año de vigencia. Esta estrategia pretendía atacar a los barones y buscar que la balanza del PSOE se inclinase hacia el pacto con el grupo de Pablo Iglesias.

La sorpresa ha llegado cuando María Dolores de Cospedal , candidata del Partido Popular, ha afirmado públicamente que ofrecía su apoyo a Emiliano García-Page para que pudiera seguir gobernando la comunidad sin mayor incidencia pese a la retirada de Podemos.

Los motivos para esta extraña alianza son claros, según el PP solo les interesa “el bien de los manchegos” y que “hay que iniciar una negociación y un diálogo con los socialistas sobre lo que es bueno para la región”. Por todo esto desde la formación azul se ha pedido formalmente una reunión lo antes posible para hablar.

El motivo obvio de este ofrecimiento tan extraño del Partido Popular, que ganó las elecciones autonómicas  para poner en el poder al segundo, es que quieren reproducir esta situación pero a la inversa y a nivel nacional. El gesto que quieren realizar allí, es el mismo que Rajoy le exige a Sánchez para poder llegar a La Moncloa de nuevo.

Reacción del PSOE

Desde el partido socialista la respuesta no se ha hecho esperar, ha sido un rotundo “no” hacia la posibilidad de negociar algo con los populares y por ello aprovechan para remarcar sus diferencias con el programa de los de Mariano Rajoy. Desde la filial manchega del PSOE no ven posibilidad de diálogo con Cospedal a la que califican de cínica por lanzar esta oferta en el momento actual y tras, según ellos, “haber torpedeado su gobierno durante un año”.

Tras aclarar todo esto han aprovechado la ocasión para pedirle a Podemos que abandone esta decisión que consideran que ha sido “únicamente para presionar al Partido Socialista en los pactos de gobierno” y renueven, negociando puntos, el acuerdo que había dado gobierno a Castilla la Mancha.