logo twMarcos H. De la Morena 

El ministerio de defensa español, en colaboración con la presidencia del gobierno, ha difundido hoy un comunicado en el que se califica de los bombardeos americanos de la noche de ayer como “una respuesta medida y proporcionada a la utilización de armas químicas por parte del ejército sirio contra población civil”.

El texto emitido por el ejecutivo afirma que la operación ha sido “limitada en su objetivo y sus medios”. Además, enfatiza que “el ataque ha sido contra una base militar y no contra objetivos civiles”. La información que posee España sobre la intervención estadounidense es similar a la del resto de miembros de la OTAN, gracias a un aviso indirecto y de carácter previo.

La acción militar del ejército de Trump se ha saldado con el lanzamiento de 59 misiles Tomahawk desde los destructores USS Porter y USS Ross, ambos con base militar en Rota (Cádiz). Cuando ambas embarcaciones zarparon de la base naval española, hace ya varios días, Moncloa fue informada de que se dirigían al Mediterráneo Oriental, pero no de que participarían en un ataque que por otra parte en ese momento ni siquiera estaba decidido.

Por su parte, desde el Ministerio sostienen el argumento de que España «mantiene una sólida lealtad con sus aliados, es partidaria de una acción concertada internacional» y «lamenta que el bloqueo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el conflicto de Siria no la haya hecho posible».

Según informaciones de la Marina Española, los buques de guerra americanos suelen cambiar con facilidad de misión una vez se encuentran en alta mar. Por tanto, se convierte en tarea difícil que España pueda autorizar o tener información de las acciones de los mismos. Aun así, el Gobierno habría mostrado ya su total apoyo a las acciones pese a no contar con su opinión previa.


MÁS INFORMACIÓN

Trump bombardea las tropas de Al Asad con 59 misiles