Ciudadanos ha roto hoy su pacto con el PP para la gobernabilidad de la región de Murcia después de que el presidente, Pedro Antonio Sanchez, que está imputado, se haya negado a renunciar por el caso Auditorio en el que está siendo investigado por presunto fraude, prevaricación, malversación de fondos y falsedad documental.

Miguel Ángel Sánchez, secretario general de Ciudadanos de Murcia ha anunciado que daba por suspendido el pacto después de reunirse con el presidente de murcia. Y a partir de hoy comenzarán contactos con el PSOE para poder acordar la presidencia de Murcia y retirar al PP del gobierno autonómico. En rueda de prensa ha asegurado que Sánchez no ha dado su brazo a torcer y no ha respetado el acuerdo de investidura y se aferra a su cargo.

Ciudadanos no descarta que haya nuevas elecciones o incluso una moción de censura tal y como ha asegurado el responsable de Murcia. Cabe recordar que el presidente de la comunidad aseguró que dimitiría en cuanto fuese imputado y esto no se ha llegado a cumplir ni siquiera a plantear.

Caso auditorio

La base de la acusación tiene su origen en una querella presentada por la fiscalía superior murciana que cuenta ya con dos años de antigüedad, en la que se indicaba que el concurso y adjudicación de las obras para el auditorio de Puerto Lumbreras (las cuales se realizaron cuando Sánchez era edil de este pueblo) habían sidopresuntamente administradas de un modo fraudulento.

En total, 1,8 millones de euros sería el montante económico por el que se han abierto diligencias, al no destinarse esta cifra al pago de las obras, ya que existen gastos y pago de impuestos duplicados en los documentos entre 2006 y 2010, además de otros 2,2 millones de origen desconocido.