La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha visto necesario matizar que sus concejales acusados de prevaricación, malversación de fondos públicos y delito societario Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, «no están imputados» por lo que no van a dimitir ya que han sido citados a declarar como «querellados, no como imputados». Ambos se sentarán en el banquillo el próximo 18 de septiembre.

Carmena ha insistido en el término «querellado» apuntando que ni siquiera se ha contrastado la demanda presentada por el Partido Popular en la que se les acusa de adjudicar a dedo dos informes a los respectivos bufetes de abogados privados para «forzar una inversión incriminatoria». Ambos concejales han sido reprobados con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos que han pedido su dimisión. Así mismo se ha aprobado que se inicie una comisión de investigación con el único voto en contra de Ahora Madrid.

Carmena que ha insistido en que «no es lo mismo querellado, que investigado, que imputado, que encausado, que acusado (…). La admisión a trámite de una querella no tiene carácter imputatorio» ha asegurado que el consejo de administración de Madrid Destino estudiará si hubo irregularidades en los dos informes y en caso de que se detecten «errores» habría una «reposición» por parte de los concejales porque la «ejemplaridad es importante».  Después de que se presentase la denuncia del caso Open, retiró a sus dos concejales de sus respectivos cargos en Madrid Destino.

En rueda de prensa, Carmena ha asegurado que «vamos a llegar hasta el final. Entiendo que no ha habido ninguna irregularidad. Pero no me cabe duda de que si la hubiera habido estas personas asumirían las responsabilidades que les correspondieran».