Manuela Carmena ha rechazado la petición de Movimiento contra la Intolerancia, de poner una pancarta de Miguel Ángel Blanco en la fachada del Palacio de Cibeles en conmemoración a los 20 años de su muerte. A pesar de que ha hecho un llamamiento para unirse a una declaración conjunta sobre el acto, ha asegurado que no pondrá la pancarta para «no hacer una situación de menosprecio de unas víctimas en relación a otras», a su juicio, esto «supondría destacar a una víctima sobre todas las demás, lo que no parece procedente desde el punto de vista institucional».

Carmena ha señalado que «lo que no tenía mucho sentido era la pancarta en la medida en la que eso tiene mucho que ver con lo que puedan acordar las asociaciones de víctimas». «Desgraciadamente, centenares de personas han perdido la vida y miles han sufrido heridas a lo largo de las últimas décadas y para nosotros todas esas personas merecen el mismo respeto y consideración«, ha proseguido la explicación.

El PP ha organizado un acto en la sede en recuerdo de Miguel Ángel Blanco, sobre esto, la alcaldesa ha asegurado que, sin saber en que consiste, se unirá «y después veremos, depende de la alternativa que sea. Nos gusta siempre estar apoyando todo lo que tenga que ver con la consideración de todas las víctimas y hay que reconocer que este hecho tuvo el dolor que significó un asesinato de esas características y una conmoción de la sociedad».

La decisión de Carmena no ha calado bien en la asociación del Movimiento contra la Intolerancia que critica al Ayuntamiento «por no interpretar la singularidad de este crimen de odio terrorista, brutal y terrible». «Movilizó a toda la sociedad española superando miedos, uniéndonos en un dolor que nos reforzó hablando como una sola voz y constituyendo la mayor respuesta cívica que ha habido en la historia de España contra el terrorismo», señala.