logo twÁlex Martín

El selecto club de ganadores de la Fórmula 1 ha añadido en el Gran Premio de Rusia a un nuevo miembro. Tras 81 carreras, Valteri Bottas ha logrado imponerse con su Mercedes en el circuito de Sochi a los dos Ferrari, que han perdido una gran oportunidad de dar una estacada al equipo de las flechas plateadas, tras la excelente clasificación ejecutada por los italianos.

Y eso que la carrera, la cuarta de la temporada, comenzó con algo de retraso. El MCL-32 de Fernando Alonso, se detuvo en la vuelta de calentamiento, justo en la entrada de boxes, dejando sin opción alguna al asturiano de poder participar en el Gran Premio. El bicampeón del mundo empieza a desesperarse con el proyecto británico-japonés, a tenor de los pobres resultados de su nuevo coche.

Ya en la salida, Bottas fue el piloto más inteligente al deshacerse rápidamente del Ferrari de Sebastian Vettel. El finlandés supo dar un golpe al líder del campeonato para hacerse con la cabeza de la carrera, puesto que no dejaría de ocupar en las 52 vueltas que ha durado el cuarto Gran Premio de 2017, que ha dejado varias conclusiones para todos los equipos.

Mientras uno de los Mercedes daba pasos muy seguros para hacerse con la segunda carrera de la temporada para el conjunto alemán, el otro, conducido por Lewis Hamilton, no era capaz de avanzar del cuarto puesto. El Ferrari de Kimi Raikkonen mantenía de forma impecable a raya al tricampeón del mundo, que se frustraba a cada vuelta que pasaba en el trazado ruso.

Finalmente, el primer coche que cruzó la línea de meta en Sochi fue el Mercedes de Bottas, que logra su primera victoria en la categoría reina del automovilismo. Muy criticado por su mediocre carrera en Bahrein, el finlandés ha cerrado la boca a todos sus críticos con una carrera perfecta, sin cometer fallos, demostrando su buen momento de forma por encima de su compañero.


MÁS INFORMACIÓN:

Ferrari acapara la primera línea de Sochi y hunde a Mercedes