logo twMarcos H. De la Morena 

259 folios de sentencia. Así concluye el juicio de las ‘Tarjetas Black’, que se encontraba en periodo de instrucción desde 2014. Miguel Blesa y Rodrigo Rato, principales encausados y reconocidos cabecillas de la trama han sido condenados a 6 y 4 años de prisión respectivamente. La defensa de los dos banqueros ha resultado inútil ante las acusaciones del fiscal, y la Audiencia Nacional ha aceptado las penas que se proponían para ambos.

El juzgado ha considerado tanto a Rato como a Blesa autores de un delito de apropiación indebida, así como al resto de los 62 colaboradores que también han sido condenados, aunque con penas diferentes por menor responsabilidad en el delito.

Además del ingreso en prisión, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha añadido a su condena una multa de 108.000 euros a ambos y la inhabilitación para ejercer cualquier cargo relacionado con la actividad bancaria. Por otro lado, deberán ‘contribuir solidariamente’ a resolver los agujeros que dejaron en la banca española. Es decir, deberán devolver los 12,5 millones de euros que fueron gastados con las tarjetas entre 2003 y 2012.

En la acusación concreta, el tribunal señala a Blesa como la persona que «propició» el uso de una tarjeta corporativa «al margen de las retribuciones convenidas contractualmente», advirtiendo de que “la dedicó a atenciones netamente personales, en detrimento de la caja”. Se le acusa de usar la tarjeta con fondos de Caja Madrid, así como de facilitar tarjetas VISA de empresa a los miembros del consejo de administración de la entidad y a los integrantes de la comisión de control, para que pudieran disponer de ella «sin justificación del gasto».

En cuanto a Rato, los jueces alegan que el ex vicepresidente de Aznar extendió la práctica a su favor y mantuvo la misma dinámica que Blesa en todos los aspectos tras sucederle al frente de la caja.

Además de los dos expresidentes de Caja Madrid/Bankia, la Audiencia Nacional ha condenado entre otros a dos ex secretarios de Estado (Rodríguez-Ponga y Norniella), al presidente de la patronal estatal (Gerardo Díaz Ferrán), al empresario Madrileño Arturo Fernández, al líder sindical de CCOO Rodolfo Benito y al examigo del Rey Felipe (también conocido por la opinión pública como ‘compiyogui’) Javier López Madrid.

En el caso de estos acusados más ilustres, y del resto de inculpados en toda la trama, el tribunal que preside Ángela Murillo ha impuesto penas que oscilan entre los tres meses y los cuatro años de prisión.


MÁS INFORMACIÓN

El fiscal pide cuatro años de cárcel para Blesa y Barcoj y 8,5 millones de euros