¿Cuántas veces has soñado con poder gestionar tus reservas en la peluquería, en un spa o en un centro de yoga desde tu smartphone? Con la intención de digitalizar el sector de la belleza en España, nace BEWE, una solución tecnológica para que todos los centros relacionados con el mundo de la belleza y el wellness puedan administrar su negocio desde cualquier dispositivo estén donde estén, de manera sencilla y con las ventajas que la tecnología ofrece.

Algunas de las ventajas y soluciones que ofrece la aplicación son : gestionar los cobros de los servicios, productos, bonos y cobros especiales, controlar la facturación diaria, realizar el pago de sueldos y comisiones de empleados, organizar la agenda o controlar el stock de productos, que ayudarán a los clientes y las empresas que participan en la app de poder llegar a más consumidores potenciales, y, de esta forma, poder alcanzar un mejor funcionamiento interno en el mundo del bienestar y el wellness.

App y web personalizada para cada empresa

Además, BEWE piensa en cada empresa que usa la aplicación y crea una aplicación y una web para cada cliente. De esta forma, se encuentra en los dos mejores sistemas operativos del mercado (IOS y Android). Otra de las ventajas que tiene BEWE es que, a quien participe, se le incluye en MIORA, un Marketplace para mejorar su visibilidad en los clientes que están buscando locales de bienestar, belleza y cuidado corporal para mejorar su estado de salud y relajación en su localidad.

El creador de la aplicación, el emprendedor Diego Ballesteros, habló de esta nueva forma de gestión. “Se trata de un sector con una baja tasa de digitalización, con programas de gestión pocos amigables y muy caros para las pymes. Con este panorama, se hace necesaria la creación de BEWE como solución para el mundo de la belleza y el wellness, brindando grandes oportunidades a un sector que está empezando a evolucionar con fuerza”, señaló. Ballesteros se ha convertido en uno de los grandes innovadores del sector, ya que algunas de sus empresas han sido compradas por grandes empresas como Sanitas o Just Eat.