logo tw Álvaro Moreno

  • El dirigente socialista que ocupará esta plaza fue el ministro del interior que tuvo que enfrentarse al yihadismo, la crisis de los refugiados y las manifestaciones contra la reforma laboral
  • Será el primer ministro menos longevo de la historia de la V república, solo gobernará durante los meses previos a las elecciones francesas

Manuel Valls anunciaba ayer su renuncia al cargo de primer ministro para presentarse las primarias por la candidatura socialista a presidente de la república. Hoy, se ha anunciado quien será su relevo en el cargo que acaba de abandonar hasta que el 7 de mayo se cumpla el mandato de las urnas y se forme el nuevo equipo de gobierno.

El nombre del elegido es Bernard Cazenueve, ministro del Interior y fiel a Hollande, frente a los rebeldes en el partido es un líder muy representativo de las luces y sombras del gobierno socialista en los últimos años.

Su labor ha sido complicada y controvertido y es que Cazenueve ha tenido que enfrentarse en los últimos años a una serie de crisis que han desgastado de forma abrumadora su figura y la de su gobierno.

Por una parte las diferentes masacres y los múltiples atentados provocados por células del ISIS como fue el 13N o lo ocurrido en Niza y Normandia, han provocado que el ministro de Interior sea el máximo responsable de que esto haya ocurrido y que haya actuado de forma autoritaria contra lo ocurrido.

La crisis de los refugiados ha sido un elemento fundamental. La llegada masiva de gente que huye de la guerra en oriente medio ha provocado un rechazo por parte de una parte de Francia. Cazenueve ha tenido que gestionar crisis de esta temática como el desalojo de la jungla de Calais, un enorme barrio de refugiados en la ciudad francesa que se formó ante la llegada en masa y el pobre reparto.

Por otra parte la reforma laboral francesa de Hollande fue un elemento que el ministerio de Interior tuvo que gestionar. Y es que la mayoría de los parlamentarios de grupo socialista se rebelaron contra su partido para votar en contra, además de que las manifestaciones fueron multitudinarias en contra de esta medida. Por ello Cazenueve tuvo que ser uno de los líderes que arreglasen esta situación.

Además, las múltiples traiciones, las dimisiones, las divisiones en el Partido Socialista, que han sido una constante sobretodo en los últimos años han sido uno de los principales escollos del líder francés.

El desgaste que todo esto ha provocado ha hecho que Cazenueve asuma un cargo con fecha de caducidad muy corta. El líder galo ya ha asumido que una vez acaben los meses en los que gobierne abandonará la política.

Su sustituto en el ministerio del Interior será Bruno Le Roux, presidente de la asamblea por parte del PS que ahora llevará este cargo hasta que las próximas elecciones decidan un gobierno para Francia.