logo twÁlex Martín

El F.C. Barcelona se ha proclamado campeón de la Copa del Rey tras imponerse por tres goles a uno al Club Deportivo Alavés, con goles de Messi, Alcácer y Neymar. Por parte del equipo dirigido por Mauricio Pellegrino ha anotado Theo Hernández con un gol de falta, que ha sido el más bonito de la noche. Ha sido el último partido oficial disputado en el Vicente Calderón.

A pesar del buen juego del que es, sin ninguna duda, la gran revelación de esta edición de la Copa del Rey, el equipo azulgrana, en el último encuentro de Luis Enrique al frente del conjunto de la Ciudad Condal, ha sabido tirar de pegada para conseguir su vigésimonoveno título copero, alejándose del Athletic Club de Bilbao en el podio de los equipos que han logrado más títulos.

La primera parte del encuentro ha sido donde se ha decidido la final de la Copa del Rey. Pasada la primera media hora del partido, Leo Messi estrenó el marcador deshaciéndose de toda la defensa del Club Deportivo Alavés, que hasta ese momento, estaba aguantando la compostura y resistiendo los ataques de su rival, el gran favorito para hacerse con la Copa del Rey.

A pesar de ello, el equipo dirigido por el argentino Mauricio Pellegrino. Pocos minutos después, el lateral Theo Hernández, anotó el gol del empate tras un magistral lanzamiento del empate para batir al portero del F.C. Barcelona, y ha helado a la afición del equipo culé, que tras el tanto, subió el ritmo para poder llevarse el partido y la final de la Copa del Rey.

En el tiempo de prolongación de la primera parte, ha sido cuando se han producido los dos goles con los que el Barça ha resuelto el encuentro. Primero fue el brasileño Neymar, y posteriormente, el delantero, exjugador del Valencia, Paco Alcácer, los autores de los goles con los que se cierra la historia de partidos oficiales del Vicente Calderón, antes de su demolición.