logo twÁlex Martín

El Atlético de Madrid se ha metido con suficiencia en los cuartos de final de la Liga de Campeones. El empate a cero cosechado en el Vicente Calderón ante el Bayer Leverkusen, añadido a la ventaja obtenida en la ida en Alemania, han impulsado al equipo rojiblanco.

El conjunto dirigido por Diego Pablo Simeone ha tenido algunos problemas más de los previstos para poder conservar su ventaja, debido a que su rival, con nuevo entrenador, en muchas fases del encuentro ha sido mejor que los rojiblancos.

El portero esloveno del Atlético de Madrid, Jan Oblak, ha sido uno de los grandes protagonistas de este partido de vuelta de los octavos de final. El ex del Benfica, con sus paradas e intervenciones, ha sido uno de los pilares clave para el equipo de la capital de España.

El Bayer Leverkusen, sin nada que perder, debido a la desventaja de dos goles que arrastraba desde el partido de la ida, ha dominado el partido en muchas fases del mismo, causando algunos problemas a la zaga rojiblanca, que tenía problemas para desembarazarse de los atacantes.

A pesar de todos los intentos del conjunto alemán, el Atlético de Madrid ha impuesto su supremacía en esta eliminatoria, y es equipo de cuartos de final de la Liga de Campeones, donde estarán los ocho mejores equipos del continente.