logo twÁlex Martín 

Y el Cholo volvió a salir vivo de la casa de los leones. Tanto es así que su equipo vuelve a casa sano y salvo con unos disputadísimos tres puntos bajo el brazo. El cuadro de Ziganda puso todo de su parte para mantener una victoria en San Mames, pero una buena estrategia por parte del Atleti y una nueva actuacion sobresaliente de Oblak frenaron al conjunto de Bilbao.

El Atlético de Madrid sigue con su buena racha fuera de casa. Ni una sola derrota, dos empates, y dos victorias, la última de ellas con un golpe sobre la mesa ante un rival directo por los puestos europeos, el Athletic de Bilbao, en uno de los mejores campos de Primera División, San Mamés. ‘La Catedral’ del fútbol español ha sido testigo de uno de los mejores partidos del equipo dirigido por Diego Pablo Simeone en las últimas temporadas, obteniendo uno de los triunfos más importantes de toda la temporada, con goles del argentino Correa y Yannick Carrasco. Raúl García hizo el gol del honor para su equipo en el tiempo de descuento en San Mamés.

Ha sido una jornada importante para el equipo de la capital de España. Después de que se oficializara que el nuevo hogar del Atlético, el Wanda Metropolitano, sería la sede de la final de la Liga de Campeones en 2019, superando al Olímpico de Bakú, en San Mamés se jugaba uno de los encuentros que iba a decidir gran parte de las opciones del conjunto colchonero para su lucha por los puestos importantes en la Liga Santander. El equipo entrenado por el ‘Cuco’ Ziganda era una buena prueba de fuego para medir cuál es el nivel del equipo rojiblanco, que tuvo problemas de cara a portería en la anterior jornada, frente al Málaga.

En uno de los escenarios más complicados, pero en el que el Atlético de Madrid siempre ha contado con buena suerte, ya que siempre ha ganado, el equipo colchonero ha saltado al terreno de juego con ganas de sacar un buen resultado ante un rival de los más difíciles de toda la Liga Santander, y que se caracteriza por lo aguerrido de sus jugadores. La intensidad, y la dureza de los jugadores vascos, son algunas de las razones por las que cuesta tanto sacar algo positivo de San Mamés, el templo de uno de los equipos más legendarios de todo el fútbol español.

La segunda parte ha sido cuando el Atlético ha sabido ganar el partido, con un gran juego. Después de que en el primer tiempo, no terminasen de llegar a la portería defendida por Kepa, los jugadores colchoneros, con tantos de Correa y Carrasco, han sabido imponer su ley frente a un Athletic sin chispa y que no ha podido resistir los envites de su rival. A pesar de ello, un gol de Raúl García en el tiempo de descuento despertó las ilusiones rojiblancas en la grada, pero no les dio tiempo para reaccionar, y los tres puntos se marchan a la capital de España, con una buena imagen dada por los de Simeone.