logo twMarcos H. De la Morena 

El expresidente de CatalunyaCaixa, Narcís Serra, podría ser condenado a cuatro años de cárcel por aumentarle el sueldo de forma ilícita a los directivos de la entidad bancaria. Según la Fiscalía, Serra habría cometido diversos delitos de administración desleal, al igual que el exdirector general del mismo banco, Adolf Todó, para el que se solicita la misma pena.

En total, el escrito remitido por el fiscal acusa a 41 personas que habrían sido miembros del consejo de administración mientras se cometieron los delitos. En concreto, a 17 de ellos se les acusa de forma igual que a Serra y a Todó, mientras que a los 24 restantes se les imputa un único delito de administración desleal (es decir, cometido en una sola ocasión), por lo que para ellos se piden dos años.

Además, Fernando Maldonado, el fiscal anticorrupción que lleva este caso, solicita que todos los acusados indemnicen al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) con 2,5 millones de euros por posibles daños ocasionados durante la consecución de los delitos.

Por tanto, el siguiente paso en el procedimiento judicial es que la Audiencia de Barcelona fije una fecha para la apertura de juicio oral.

Serra y Todó fueron acusados en 2010 por la propia Fiscalía por aprobar resoluciones para incrementar el salario de los directivos de la entidad, pese a que en aquellos momentos se encontraban en una situación al límite de la quiebra. Para hacer frente a estas subidas de sueldo, habrían llegado a solicitar al FROB un préstamo de 1.250 millones de euros.

Según la acusación, todos los directivos que aprobaron estos aumentos, lo hicieron “en perjuicio y desprecio de la entidad y de los intereses generales”. Además, se comenta en el texto que “esos incrementos excedían la prudencia que exigía el momento de crisis económica, que azotaba especialmente a CatalunyaCaixa por aquel entonces ya sostenida con dinero público de todos los contribuyentes”