Permanecer en la industria de la música es un sueño para muchos que a veces se convierte en realidad, pero con irregular fortuna. “Trabajarse la suerte” es uno de los principales matices a tener en cuenta. “El trabajo y el esfuerzo” son muy importantes y ahora, Álvaro Díaz, que saltó definitivamente al universo de la música tras su paso por ‘Se llama copla’, sigue subiendo peldaños para tocar la tecla del éxito y “tener un hueco” entre los grandes.

El cantante acaba de presentar su último tema “Navidad de estrellas” y conversa con DF Global Press para explicar el proyecto.

¿Cómo nace la idea?

Tenía ganas de hacer algo para Navidad. Siempre intento sacar un tema en estas fechas para mis seguidores a modo de agradecimiento. Me vino la idea y quedé con mi guitarrista. En principio el proyecto era hacer un cover pero según fuimos avanzando vimos que podríamos crear algo distinto. Y lo pusimos en firme

¿Que intención tiene esta canción?

Mi idea era transmitir la magia de estas fechas cuando eres niño. Rememorar esas historias que cuentan los padres y los abuelos, pero trasladarlo a la edad madura. Sutilmente he querido expresar que es muy importante la solidaridad y ayudarse unos a otros. Hay muchos problemas que parece que no se ven y hay que intentar ayudar a quienes lo necesitan.

¿Cuál ha sido el proceso desde que tuviste la idea hasta que salió el tema?

A mi se me ocurre siempre primero el estribillo. A la hora de plantear el videoclip intento explicar con imágenes una historia. En este caso ha sido algo más sencillo. Los matices están en la canción. Respecto a la localización del videoclip, soy muy dado a enamorarme de los sitios. Y cuando vi el Alcázar de Carmona lo consideré muy apropiado para este tema.

¿Qué proyectos futuros tiene?

Ya estamos trabajando en el siguiente disco. Este tema es independiente pero no descartamos incluirlo llegado el momento.

En enero doy un concierto con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Es una buena oportunidad, últimamente hay pocos espectáculos así por el coste que tienen.

¿Cuál es su perspectiva de la industria del flamenco?

La industria está cada vez mejor. Ha tenido sus altos y sus bajos. En mi caso, que no hago flamenco puro, pero mantengo las bases, creo que es imprescindible los artistas jóvenes y el público joven. Pero a pesar de que en España se está asentando siempre he echado de menos que apoyemos nuestra propia música. En Argentina, México o Chile adoran nuestra música. Sin embargo en España tendemos a realzar más la música que viene de fuera en vez de la nuestra.

¿Qué significó Se llama copla?

Fue mi trampolín. Era un concurso con mucha competencia. Un mes antes de entrar en el programa, yo daba conciertos y tenía actuaciones y cuando salí en la tele todo el mundo se entusiasmaba y yo pensaba: pero si soy la misma persona.

Creo que plataformas como esta o La Voz, te ayudan a que seas conocido pero no te garantizan el futuro. Luego depende de la suerte y depende de que conectes con el público o no. Yo durante mis conciertos siempre intento mantener al público enganchado desde el primer minuto hasta el último, es mi forma de cantar y de contar.