El partido contra Israel, a pesar de clasificar a la selección española para el Mundial de Rusia de 2018, puso en grave peligro a varios jugadores. Un hombre, cuando el colegiado pitó el final del encuentro, saltó al terreno de juego con un cuchillo para agredir a Isco. Poco después, además del agresor, se han detenido a otras cinco personas relacionadas con el incidente.

Sin embargo, la Federación Israelí desmiente que uno de los detenidos llevase un cuchillo. “Según toda la información que tenemos, no hay ningún testimonio o indicio de que alguien llevara un cuchillo entre los que saltaron al campo. No sabemos aún de donde ha salido esa noticia. Es falso”, ha afirmado el director de comunicación de la Federación, que se ha mostrado sorprendido del alcance de las informaciones que están apareciendo al respecto.

“No creo que España haya sido recibido en un estadio fuera de su país con tanto cariño como aquí. Sobre todo Isco que recibió gritos y pancartas a favor. Tú y todos los que estuvieron en el campo”, contradiciendo a la versión de la empresa de seguridad del estadio. El último partido oficial de la Selección antes del Mundial de Rusia ha acabado con polémica.