logo twÁlex Martín

Después de que el Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, presentase dos querellas ante la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo por rebelión contra los ex-miembros del Govern y la Mesa del Parlament, han aparecido unas declaraciones del abogado del ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en las que criticaba con dureza a la Audiencia Nacional.

Paul Beckaert afirmó en 2005 al diario Gara que la Audiencia Nacional era un “tribunal de excepción” y una “herencia del franquismo”. En ese momento, cuando defendía a miembros de ETA, declaraba que el tribunal era “exclusivo” para los activistas vascos, como nombró a los etarras. El abogado de Puigdemont no se quedó en las críticas a la AN, sino que atacó a Baltasar Garzón.

Beckaert tildó al magistrado de “número uno mediático”, acusándole de prestar “servicios” al Estado español y “de meter a todo el mundo en el mismo saco”. Además, aseguró que “los magistrados españoles y Garzón en concreto tienen mucho que aprender de la independencia e integridad de los poderes constitucionales belgas y su profundo sentimiento de justicia, que se basa en 175 años de experiencia constitucional frente a uno de 25 años”.