El abogado español del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, ha considerado este lunes que el juez del Tribunal Supremo (TS) Pablo Llarena ha decidido retirar la euroorden sobre Puigdemont y cuatro consellers cesados “ante la probabilidad de recibir un bofetón de la justicia belga”.

“Hubiera sido un bofetón muy gordo que la justicia de otro país europeo dijera que la justicia española no garantiza un juicio justo”, ha valorado en declaraciones al 3/24 recogidas por Europa Press después de que Llarena haya acordado retirar las Órdenes Europeas de Detención contra Puigdemont, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serret, que se encuentran en Bélgica.

Ha explicado que la interlocutoria del magistrado justifica la decisión para evitar que los miembros del Govern cesado que se encuentran en Bélgica no sean extraditados por todos los delitos por los que se les investiga, lo que impediría que se les juzgara por ello y los situaría en una situación desigual con respecto al resto de consellers cesados.

“Dice la interlocutoria que sólo los extraditarían por unos delitos y por tanto tendrían un mejor trato que los que se han quedado aquí, pero creo que es el miedo a que la extradición fuera completamente denegada” por riesgo a que no tuvieran un juicio justo, ha dicho.