Pablo Igleisas ha mantenido una conversación de 45 minutos con el ex presidente Puigdemont en los que ha vuelto a hacer su papel de mediador. En esa llamada el secretario general de Podemos invitó a el ex president a “tener una reunión presencial” fuera de España para poder continuar con las negociaciones.

La conversación giró sobre “la situación política en Cataluña y en España, el escenario político creado tras la moción de censura, las nuevas correlaciones de fuerzas parlamentarias y la situación de los presos políticos catalanes y los exiliados”.

Iglesias ha etiquetado al ex presidente que sigue huido el Bélgica como “un interlocutor importante independientemente de su situación procesal”.

“Pienso que el líder político de JxCAT, en tanto que representa a la segunda fuerza política en las últimas elecciones catalanas y a la primera de la coalición que gobierna en Catalunya, es un interlocutor importante independientemente de su situación procesal y de haberse exiliado” ha escrito el dirigente de Podemos en sus redes sociales.

Desde el Gobierno de Sánchez intentan alejarse de estos contactos con los independentistas tal y como hizo la ministra portavoz, Isabel Celaá tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros: “De las palabras del señor Iglesias sólo es responsable Iglesias”, aseguró.