logo twDiana Fernández

  • Después de ocho años de trabajo se ha estrenado la película
  • Protagonizada por Antonio de la Torre y Luís Calleja

“Tarde para la ira”, la ópera prima de Raúl Arévalo triunfa en Venecia. El actor y ahora director ha presentado su nuevo proyecto ante la exigente Mostra y entre los aplausos típicos al final de cada proyección , los halagos hacia la obra de Arévalo no han cesado.

Esta película de venganzas y traiciones que supone el debut del intérprete está protagonizado por Antonio de la Torre con quien él mismo compartió pantalla en La isla miníma , y por Luís Calleja. El filme ha sido elogiado internacionalmente, tanto las actuaciones como el ambiente tan conseguido entre Segovia y el antiguo Madrid. El origen de este éxito tiene su base en una charla que escuchó en un bar en la que algunos clientes pensaban una venganza en caso de que alguien atacase a su familia.

Respecto a los resultados recogidos Raúl Arévalo afirmó que “no pensé en ningún momento en el resultado. Es precioso estar aquí, pero no pensaba en ningún resultado. Quería que nos gustase a nosotros. No pensaba en que gustara a un crítico concreto. La hice para el público, no para ganar un premio”. Por su parte a Antonio de la Torre no le “sorprende que estemos aquí porque creo que tenemos una de las mejores películas del año”.

Arévalo debutó en la gran pantalla con “Azuloscurocasinegro”, después ha ido añadiendo una larga lista de películas a su filmografía como La gran familia española, Primos, Cien años de perdón o el largometraje que más galardones obtuvo en los premios Goya, La isla mínima. 

Las críticas recogidas hasta el momento premian el trabajo de ocho años de trabajo:

“Es una película salvaje, dura y claramente de autor, rodada con una confianza y una intensidad sorprendentes para una ópera prima”, Cineuropa.org.

”Esta película trata de distintas formas de rabia. Casi todos los personajes masculinos parecen irritados por algo, transformando la película de thriller a estudio sobre el machismo español en su forma más peligrosa. Siniestro e intenso”, Hollywood Reporter.